Los gerentes de Everton y Sportingbet enfrentan una severa prueba de química


La primera vez que disputaron una final, en 1985, Kevin Moran tuvo que esperar la medalla de su ganador después de convertirse en el primer jugador en ser expulsado en la gran final. Una década después, los mismos dos equipos se volvieron a encontrar en la primera final de la FA Cup con un patrocinador.Littlewoods Pools, ya que preguntas, un recordatorio suave de cuánto y qué tan rápido ha cambiado el mundo del fútbol. Manchester United alcanzará las semifinales de la FA Cup al vencer al West Ham. Leer más

Everton recuerda bien la última vez porque no han logrado ganar nada desde entonces, un acarreo de plata de aproximadamente un Sportingbet bonos de apuestas deportivas trofeo importante por cada década de existencia se detuvo abruptamente con el gol de Paul Rideout que alejó a los desvalidos de Joe Royle en los primeros años de la Premier League. / p>

Una vez que la Premier League estaba en su peor momento en la final de la FA Cup se volvió menos común, no hay que olvidar los malos resultados. El único revés en las últimas décadas fue la arrolladora derrota del Manchester City por parte de Wigan Athletic en 2013, que le valió a Roberto Martínez su actual vida de lucha en el Everton.Al igual que Arsène Wenger, cuyas sucesivas FA Cups en los últimos dos años no representaron del todo el regreso que los seguidores del Arsenal esperaban, Martínez ha sido criticado por sus propios seguidores esta temporada.

es difícil comprender la mentalidad del seguidor de fútbol que hace el viaje a un partido fuera de casa con una pancarta que invita al manager a dejarlo escondido dentro de su abrigo, y en el caso de Wenger aún lo despliega en Hull aunque el Arsenal ganó 4-0. – si cualquier protesta similar se llevara a cabo en Wembley el sábado sería solo un recordatorio más de que la supuesta magia de la FA Cup arroja un hechizo más débil con cada temporada que pasa.

Hay tantas cosas mal con la FA Cup en este momento – semifinales en Wembley, patadas iniciales, equipos debilitados en las primeras rondas, asientos vacíos en los estadios – esa magia solo se menciona porque los locutores se sienten obligados a recordar a su audiencia que esto se supone que es un importante mi respiradero.Es evidente que ya no Sportingbet bonos para nuevos clientes es el caso, y no solo porque United se retiró en 2000 o tuvo un equipo con menos fuerza en una semifinal de Wembley 2009 para permitir que Everton, sí Everton, gane hasta la final en penales.

< p> Los equipos principales ya no consideran la Copa FA un trofeo importante. United no ha ganado en más de una década y no está remotamente preocupado. Incluso si ganaran en mayo no le garantizaría a Louis van Gaal otro año más en el club. Si United finaliza la temporada de manera tan convincente como lo hicieron en West Ham en los cuartos de final repetidos a mitad de semana, al menos le permitiría a Ed Woodward justificar la retención del manager, algo que parecía improbable después de la derrota en White Hart Lane. Pero en última instancia, Van Gaal será juzgado por el lugar donde su equipo termine en la liga.Solo un equipo puede ganar la FA Cup, pero se ha vuelto infinitamente más significativo que cuatro equipos puedan avanzar a la Champions League.

Ahí es donde ahora reside la gloria, sin mencionar el dinero. A Van Gaal le gustaría ganar la FA Cup por razones personales, le gusta proclamar haber ganado trofeos en todos sus clubes anteriores y es poco probable que se acerque tanto a la Premier League, pero sabe que fue un resultado entre los cuatro primeros. el objetivo fijado por sus empleadores.

Everton, a pesar de la promesa de Martínez a Bill Kenwright de suceder a David Moyes, todavía puede soñar con la Liga de Campeones.La razón por la que Martínez ha estado metido en el cuello por algunas actuaciones mediocres esta temporada, especialmente en casa, es porque los seguidores creen que el lado actual es tan bueno como Everton lo ha visto en la era de la Premier League y es poco probable que permanezca unido por mucho tiempo sin Liga de Campeones de fútbol como un signo de progreso.

Si alguna vez Everton iba a reclamar a la élite europea tenía que ser esta temporada, antes de que Romelu Lukaku lleva su capacidad de gol a los mejores postores y John Stones hace el movimiento que casi pasó el verano pasado.Martínez ha señalado que Everton ya no necesita ser un club de ventas y que puede mantener su posición financiera con sus rivales, aunque todos obtienen más dinero con el nuevo acuerdo televisivo y realmente necesitaba una mejora tangible en los resultados para respaldar un optimismo algo fuera de lugar. .

Fue después de una derrota en el United en la liga que Leighton Baines habló de la falta de química en el club, una palabra extraña para usar de muchas maneras, pero una crítica que también podría ser criticada en Van Gaal y sus jugadores.La temporada de United ha sido incluso más errática que la de Everton, el viejo brío brilla por su ausencia ya que todo tipo de récords no deseados se establecieron para primeras mitades sin goles y números lastimosamente bajos para intentos en el objetivo, aunque hay algunas diferencias cruciales.

Van Gaal al menos ha logrado mantener al United en el extremo derecho de la tabla. Nunca han estado fuera de contacto con los equipos principales e incluso ahora conservan una posibilidad de convertirse en los cuatro primeros. Además, ya sea a través de la experiencia, el buen juicio o simplemente la buena suerte, Van Gaal ha desarrollado la costumbre de sacar la grasa del fuego cada vez que la temporada de United se tambalea hacia la crisis.Produce a Anthony Martial como si fuera un sombrero de prestidigitador, derrota a Liverpool en casa y fuera de casa, promueve a Marcus Rashford, supera merecidamente al West Ham después de haber estado expuesto en el Tottenham tres días antes. Roberto Martínez dice que la química de Leighton Baines los comentarios fueron malinterpretados. Leer más

A pesar de todas sus deficiencias, nunca se sabe muy bien qué esperar con United, qué versión del equipo aparecerá. Mientras que los partidarios de Everton ahora temen que no saben qué esperar de los lados que Martínez saca; los mismos errores y las historias de mala suerte se reproducen en un ciclo continuo.

Los fanáticos de Everton no pueden consolarse con la idea de que José Mourinho o Mauricio Pochettino pronto estarán a su lado para resolver el problema.Todavía hay una especie de atmósfera irreal y de fin de término en torno a Old Trafford en este momento, casi un reconocimiento de que este interregno en curso llegará a ser visto como un mero alivio cómico entre los monolíticos reinados de Sir Alex Ferguson y el próximo gerente capaz de llevar al club hacia adelante. Eso es lo que pueden hacer 38 trofeos en 26 años.

Everton, sin trofeos en 21 años y en la mitad equivocada de la mesa, no puede permitirse el lujo de estar indeciso sobre el futuro cuando todavía están esperando el presente. para tomar forma.Con razón o sin ella, ambos conjuntos de fanáticos en la semifinal del sábado han llegado a la conclusión de que su actual mánager no ofrece esperanzas para el futuro.

La FA Cup solía tener algo que decir en estos asuntos: Ferguson lo compró él mismo estuvo en el United con la carrera hacia la final y la victoria en 1990, pero esos días ahora parecen tan distantes como los patadas iniciales y un trofeo no patrocinado.

Full Width 2014. All Rights Reserved